PASAsinCALLE es un proyecto de Música UNAM para Festival El Aleph 2020 que responde a las condiciones restringidas en las que pueden colaborar los músicos en este momento de contingencia. Es un comentario sobre la forma en que se generan procesos de mutación cuando se replica un virus, un organismo viviente o una idea musical. Se vale de un esquema de trabajo concebido para conjuntar tres tipos de procedimientos: 1) el ejercicio de la variación, práctica omnipresente a lo largo de la historia de la música; 2) una especie de carrera de relevos con entrega de estafetas virtuales, que retoma el principio del teléfono descompuesto y —entendido con cierta licencia— el del cadáver exquisito; y 3) generar distintos módulos sonoros, que al final pudieran ser utilizados como Legos musicales, para generar diferentes ensamblajes.

Además de prestarse al juego de palabras que nos recuerda la condición de encierro, la pasacalle representaba un deseable punto de partida. Es una forma musical originada en el siglo XVII que consiste en variaciones sucesivas sobre un bajo repetido. Si partíamos de que cada variación sería una improvisación a cargo de un músico diferente, nos permitía adoptar la práctica tan habitual en este momento de grabarse con el celular pero introducir a la vez un elemento de secuencia y mutabilidad. Asimismo, asumir la improvisación como elemento central del ejercicio establecía un puente de comunicación entre dos ámbitos donde esta práctica es frecuente y esperada (a diferencia de la música clásica y romántica): la música antigua y la música contemporánea. Lo cual daba pie, de forma muy natural, a la participación de la Academia de Música Antigua de la UNAM (AMA) y la invitación al ensamble Liminar. Para el bajo utilizamos una pieza del compositor Frescobaldi, maestro barroco de la pasacalle, y grabamos dos versiones del mismo, una con la AMA y otra con Liminar.

El proceso de mutación se desencadenó de la siguiente forma: el participante número 1 graba su improvisación con su celular mientras escucha con audífonos el bajo realizado por la AMA. Esta grabación es la primera estafeta y es enviada al participante número 2, quien graba su propia improvisación sobre el mismo bajo. La consigna: que su intervención entrañe una reacción a la estafeta recibida, ya sea una variación, una respuesta, una glosa, un comentario. Y así sucesivamente, hasta cumplir el ciclo con los diez participantes, seis de Liminar y cuatro de la AMA pero alternando entre sí. Las estafetas y la secuencia en que se produjeron se pueden apreciar en la sección de Módulos.

Al finalizar el ciclo de grabaciones (todas con celulares, todas supervisadas de manera remota por un equipo dedicado a ello), contábamos con dos versiones del bajo y 10 módulos. Ahora venía el momento de jugar con los Legos. De lograr que los músicos —que no habían convivido más que al escuchar el bajo y entregarse la estafeta uno a otro: sólo conocían la improvisación del participante inmediato anterior— se reunieran en un foro virtual donde pudieran sonar todas y todos juntos. Eso sí, bajo la "batuta" de un artífice editor, un músico invitado que nos ofreciera su propia mezcla, su propio concierto de participantes. Tenemos por lo pronto tres Ensamblajes, dos a cargo del compositor Andrés Solís y uno realizado con becarios de la AMA.

Pero PASAsinCALLE es un proceso abierto, no finito, pensado para continuar más allá de esta primera entrega. El proyecto involucrará más adelante a nuevos improvisadores y a nuevos ensambladores, para continuar su proceso de mutación contingente.

José Wolffer
Director general de Música UNAM
27 de mayo de 2020

Ensamblajes

Módulos